TEMPESTAD

«Es una asamblea artística y lírica. Al cortar el audio de la imagen, así como al filmar a desconocidos en vez de a las protagonistas, Huezo crea la noción de que 'lo que le pasó a Myriam, le puede pasar a cualquiera que viva en México actualmente'». – Ken Jaworowski: The New York Times «Si algo se puede remarcar de Tempestad , la intimísima crónica a dos voces del vacío y la desesperanza de un país sumido en la confusión y el miedo, es una suerte de belleza caústica extraída ente el esplendor de las ruinas». – Gustavo E. Ramírez Carrasco: Icónica «Las palabras de las mujeres recorren la película como heridas reabiertas. Están sobrepuestas en imágenes que le brinda una resonancia poética al pasos de la historia. Las tormentas salvajes que le otorgan a la película su título evocan una potente metáfora visual a lo largo de las imágenes. Gente como Adela y Miriam quedan indefensas ante la cara de la corrupción que resulta tan incesante como como indiferente como dicha fuerza de la naturaleza». – Wendy Ide: The Guardian «¿Qué tipo de sublimación de la violencia encontramos en el documental de Tatiana Huezo? Narración testimonial, el dolor y el miedo de una sociedad rota, palabras imposibles de decir en la experiencia política directa y siempre encubiertas por el negacionismo de la narración política dominante; pero también reconocimiento de seres humanos concretos y de metáforas cuya dureza no radica en su realismo sino en la evocación de universos paralelos, apocalípticos». – Gustavo Ogarrio: La Jornada

  • «Es una asamblea artística y lírica. Al cortar el audio de la imagen, así como al filmar a desconocidos en vez de a las protagonistas, Huezo crea la noción de que ‘lo que le pasó a Myriam, le puede pasar a cualquiera que viva en México actualmente’».
    – Ken Jaworowski: The New York Times

    «Si algo se puede remarcar de Tempestad , la intimísima crónica a dos voces del vacío y la desesperanza de un país sumido en la confusión y el miedo, es una suerte de belleza caústica extraída ente el esplendor de las ruinas».
    – Gustavo E. Ramírez Carrasco: Icónica

    «Las palabras de las mujeres recorren la película como heridas reabiertas. Están sobrepuestas en imágenes que le brinda una resonancia poética al pasos de la historia. Las tormentas salvajes que le otorgan a la película su título evocan una potente metáfora visual a lo largo de las imágenes. Gente como Adela y Miriam quedan indefensas ante la cara de la corrupción que resulta tan incesante como como indiferente como dicha fuerza de la naturaleza».
    – Wendy Ide: The Guardian

    «¿Qué tipo de sublimación de la violencia encontramos en el documental de Tatiana Huezo? Narración testimonial, el dolor y el miedo de una sociedad rota, palabras imposibles de decir en la experiencia política directa y siempre encubiertas por el negacionismo de la narración política dominante; pero también reconocimiento de seres humanos concretos y de metáforas cuya dureza no radica en su realismo sino en la evocación de universos paralelos, apocalípticos».
    – Gustavo Ogarrio: La Jornada

    • «La película está posicionada dentro de un plano bastante neutro y trata incluso los problemas internos entre los cristeros ya que también existieron, mostrando tanto sus bondades como sus maldades».
      — José Luis García: Cinestel

      «Matías Meyer director franco mexicano presenta la película Los últimos cristeros dotándola de un lenguaje más estilístico, como un ejercicio visual con el objetivo de mostrar un periodo postguerra y enfocándose en el lado humano de los protagonistas».
      — Cinescopia

      • Imagen: YO

        YO

        «Con Yo, Meyer sugiere que la mirada es la perversa; los hallazgos sentimentales de Yo se difuminan entre los prejuicios y la monotonía, ávida de fenómenos para la exhibición. Entre el drama rural, la educación sentimental y el tremendismo minimalista, Yo trasciende el tema de la discapacidad mental y alcanza esas zonas donde se preserva o pierde la inocencia».
        – Carlos Ramon Morales: Distintas Latitutdes

        «La película dialoga con el espectador en temas tan esenciales como la familia o las relaciones humanas. Las tensiones que se van detectando a medida que avanza su metraje, en especial con el hombre que convive con su madre, quien dedica parte de su tiempo a discriminarlo, auguran la posibilidad de algún peligroso destino para el filme».
        – José Luis García: Cinestel

        «La película es fuerte por los elementos de discriminación que describe y precisamente por eso nos lleva en línea recta a la reflexión, provocando en el espectador efectos variados pero constantes».
        – Héctor Trejo S: Driario Crítica