• «Una obra sincera, desnuda, fresca a pesar del tema. Una película que plasma y, al mismo tiempo, resiste el remolino ciego de la enfermedad».
    — Diego Scheinbaum: Nexos

    «Las buenas hierbas es un relato sobre la química del cerebro, la química de las plantas y de las emociones humanas. Da cuenta de los lazos invisibles que unen a los seres vivos con sus muertos; de la naturaleza que a todos nos envuelve, y a la que en última instancia pertenecemos».
    — Informador

    «Una obra digna de continuar viviendo y proyectarse hacia el futuro fortaleciendo los valores que con amor y dedicación nos han heredado a través de una cinta sobria, personal y que invita a reflexionar y aceptar, que desmenuza el alma y nos lleva de la mano a una sanación espiritual que es necesario alcanzar».
    — Cinescopia

    «Una cinta dolorosa, con visos poéticos, en torno a una mujer que padece Alzheimer, quien es cuidada por su hija Dalia (Úrsula Pruneda). El relato, es un gran rescate de los secretos de la herbolaria nacional, haciendo hincapié en esas hierbas que curan el alma».
    — Perla Schwarts: Corre Cámara

  • «La cinta, que de forma explícita rinde homenaje a las empresas imposibles que tienen lugar en Guatemala, presenta como telón de fondo la desalentadora situación social de aquél país, donde la pobreza, la violencia generada por las pandillas y la marginación creciente de amplios sectores de la población, han obligado a personas comunes a tomar caminos ilusorios».
    — Gustavo E. Ramírez Carrasco: Animal Político

    «El filme está dedicado a todos aquellos que se empeñan en lograr empresas imposibles en Guatemala. Una cosas queda clara en Las marimbas del infierno: la sensación de impotencia entre sus habitantes, que se mueven de un lado a otro a medio despertar. Perder parece inevitable, pero hay quienes se empeñan en intentar lo imposible».
    — Sofía Ochoa Rodríguez: EnFilme

    «El gran mérito de Las Marimbas del Infierno es la originalidad. Lo que en principio empezó como un documental sobre Don Alfonso, mensajero que se dedica a tocar la marimba, terminó en una historia de ficción, actuada por personas reales, filmada cual si fuera un mockumentary».
    — Alejandro Alemán: Chilango

  • La más reciente película del realizador Mauro Andrizzi, director del documental experimental Iraqi Short Films (estrenado en México el año pasado) se presenta en México después de un largo y exitoso recorrido por festivales internacionales de cine como el de Venecia en el 2010, en donde se hizo acreedora al Queer Lion Award, y de la primera edición del Festival  Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), donde hace parte de la “Competencia Internacional de Largometraje”.

  • «Todo, en fin, el silencio lo ocupaba es una gran película sobre gente trabajando en equipo que sigue un plan muy bien concebido, lo que no impide que la irrupción de una azarosa tormenta se transforme en el gran evento del filme, su instante de esplendor».
    — Play Doc: Roger Koza

  • Palabras del director:
    “En Verano de Goliat intento evocar el sentimiento de un pueblo entero. Es un pueblo en el que la gente ha crecido con resentimiento entre unos y otros. Familias destruidas, soldados que intimidan a la gente, historias de muertes misteriosas atormentan el pueblo, y un sentimiento general de abandono acechan a sus habitantes. Es una película que intenta evocar sentimientos y deseos enfatizando momentos cotidianos. Mi interés en construir una película de esta manera es entender y evocar la experiencia del día a día en este lugar, y transmitir a través del cine, pese a ser un medio visual, una experiencia sensorial acerca del un lugar y su cultura.”